jueves, 31 de mayo de 2012

Desde noviembre, fumar mata a menos; pero mata más

chico fumando un cigarro blanco negro

En noviembre de 2011 se implantó una nueva normativa europea que, desde entonces, obliga a las tabacaleras a fabricar sus cigarros con papel de baja combustión.

El objetivo de esta medida es reducir los incendios provocados por descuido, tanto forestales como domésticos. Según datos de la Comisión Europea, además de aplacar la devastación de los bosques, la normativa reducirá el número de muertes en más de un 40%. Sin embargo, esta medida –que a priori parece inofensiva produce unos daños colaterales que han sido pasados por alto: si antes de la implantación de este nuevo papel, un fumador inhalaba el 90% de cada cigarro -por poner un ejemplo- y el otro 10% lo consumía el oxígeno del aire; ahora, el mismo fumador y en las mismas condiciones ambientales, consume aproximadamente el 95%, porque aunque se siga recreando el mismo tiempo en fumárselo, al ser un papel de lenta ignición, es menor la cantidad de tabaco que “se fuma el aire”.

Además, hay que tener en cuenta que, al valorar su consumo de tabaco, el fumador toma como referencia la cantidad de cigarros encendidos y no la cantidad de humo inhalada; de modo que no adapta su consumo a las condiciones en las que este se produce (en un ambiente con mucho viento, por ejemplo, aspira una menor cantidad de tabaco), ni tiene en consideración la sutil variación que ha introducido el nuevo papel; de modo que, por cada cigarro que fuma, está inhalando más tabaco que con el papel normal. En otras palabras: está fumando más. Sin embargo, la percepción ante sus hábitos de consumo sigue siendo la misma que antes de la nueva normativa: cree que está consumiendo la misma cantidad de alquitrán, nicotina y monóxido de carbono cada vez que se enciende un cigarro. Pero no es así.

Podemos concluir entonces que con esta nueva medida de la Comisión Europa se está reduciendo, a corto plazo, el número de muertes derivadas de incendios, pero por otro lado se está aumentando, a largo plazo, el número de muertes por cáncer, enfermedades pulmonares, cardiovasculares, y otras causas derivadas de su consumo; y empeorando, a corto plazo, la salud de todos y cada uno de los fumadores, dado que han sido inducidos a un aumento de consumo del que, además, no son conscientes.

¿La solución? Ajustar la cantidad de tabaco estandarizada para cada cigarro, teniendo en cuenta las alteraciones en su combustión introducidas por el nuevo papel

---

Escribí esto hace 3 ó 4 días y no sabía muy bien qué hacer con ello. He decidido publicarlo hoy aquí porque acabo de enterarme de que es el Día mundial sin tabaco. ¿¡Feliz día a todos!?

domingo, 20 de mayo de 2012

Dale con el ratón ahí

martes, 1 de mayo de 2012

Pestañear

   
Pestañear

Pestañear: saltar de pestaña en pestaña en un navegador.

Artículos relacionados

Artículos relacionados