martes, 28 de diciembre de 2010

La violencia del Caga Tió

De todas las tradiciones catalanas, mi favorita es la del Caga Tió.

Consiste en que, la noche del 24 de diciembre, los niños golpeen a un trozo de madera con un palo hasta hacerle cagar chocolates, turrones y regalos; mientras le dedican una canción amenazante.

Viene a ser algo así:



Lo que Brian está cantando es lo siguiente:
Caga Tió,
avellanes y torró.
Si no cagues avui,
et donaré un cop de bastó.

Traducción:
Caga Tió,
avellanas y turrón.
Si no cagas hoy,
te daré un golpe de bastón.

La verdad es que el vídeo que he puesto como ejemplo no es especialmente entrañable. Todas esas batas, la insistencia en que el patriarca supervise la ceremonia, el sobrino de la Sole advirtiendo que tengan cuidado con el palo, el Caga Tió con capa de torero y falda, el niño samurai, la interacción del perro (que lleva un collar de brillantes). Toda esa violencia.

Pero los elementos que importan son los mismos en todas las ceremonias del Tió de Nadal (Tió de Navidad):

Un niño pegando a un palo con otro palo. Mejor aún: Un niño pegando a un palo con otro palo mientras le amenaza con pegarle. La violencia del cagar y del contexto quedan al margen.

Para el año que viene quiero proponer algo todavía más violento:

pegar a un caga tio con otro caga tio
Pegar a un Caga Tió con otro Caga Tió.
Y que cuando el niño levante la manta, haya una caca (o un montón de serrín).


Os recuerdo que podéis seguir sugiriendo vuestras teorías para El caso del aguacate, el salero y el cuchillo en la boca. Os deseo un feliz "lo que queda de 2010".

9 comentarios:

la abuela bloguera dijo...

Ja ja ja, buena idea, usar un tió para pegar muchísimo mas grande que el tió que recibe.

Mel dijo...

Youtube me ha malacostumbrado a que si veo un video de una escena doméstica algo malo va a pasar.

Serafina dijo...

Así decía aquel skin que había confundido a Baltasar con el Caga Tió.

Bon Nadal

Harad dijo...

Mientras en el resto de España los niños aprenden «popó», «hacer caca» y eufemismos similares, los infantes catalanes crecen entre caganers, troncos que cagan regalos y madres gritando «¡a ver qué ha CAGAO, vida mía!». Luego salen individuos como este.

Patricil dijo...

Pagaría por ver a @juankiblog haciendo el caga tió.

al dijo...

Excelente explicación (aunque la de Stephen Fry tampoco está mal).

Agustín Morales dijo...

¿Que pasaría si tras el apaleo del Caga Tió se perdiera algún regalo?
Se podría pensar en hacer un nudo en las partes del muñeco invocando a San Cucufato. El santo sería invocado a través de un símbolo que en realidad no lo representa, pero que tiene de común el tema del martirio. (ciberneticamente sería direccionamiento indirecto o estructura de puntero a puntero)

Asimismo, siguiendo el proceso inverso, si se te pierden por ejemplo unas llaves pero tu hubieras querido que se te hubiera perdido un chocolate (quizás tienes ya una copia de las llaves) puedes coger una imagen de San Cucufato y en lugar de hacerle ataduras apalearlo pensando en Caga Tió. (Invocación bidireccional indirecta) hasta que las llaves (que aun siguen desaparecidas) se conviertan en chocolate (los palos deben ser estimativos) Posteriormente habría que realizar el nudo tradicional (esta vez pensando ya en Cucufato) para que aparezca el chocolate (llaves transformadas o wonkifacción de la materia).

Agustín Morales dijo...

QEn el pérrafo final,quise decir "Wonkificación".

Jan dijo...

A casa meva tenim una altra versió:

"Caga Tió,
caga turrons i pixa vi blanc.
Si no cagues turrons,
et donarem un cop de bastó!"

Bon nadal!

Artículos relacionados

Artículos relacionados