viernes, 31 de julio de 2009

Anoche me desperté y había alguien en mi habitación

Anoche estaba hecha polvo pero aún así me acosté a las 2 am., como de costumbre, para intentar alargar al máximo la asunción de que lo próximo que iba a hacer era ir a trabajar. Estaba ya dormida cuando en una fase de semiiconsciencia me di la vuelta y noté, entre tinieblas, que había alguien sentado en el suelo de mi habitación, apoyado en el armario. Intenté enjuagar mis ojos para verlo con más claridad y me di cuenta de que era un amigo mío.

Me levanté de la cama, pensando en cuánto tiempo debía hacer que estaba ahí sentado, observándome mientras yo dormía con la boca abierta y con un pecho asomando por el costado de mi camiseta. Me acerqué hacia donde estaba y le dije "Oye, ¿qué haces ahí sentado?, vete a la habitación de al lado que hay dos camas libres"; alargue el brazo, ya que parecía que estaba bastante desmejorado, como si estuviera durmiendo la mona después de una borrachera; y al palpar una textura rígida y plasticosa sobre él solté una carcajada estrepitosamente neurótica mientras le decía "¡¿Pero qué haces con la careta de Marshall?!"; intenté quitársela y cuando palpé las puertas enterabiertas del armario me di cuenta de que había estado hablando con Jason Segel; con un póster de su última película que me habían regalado -junto con una pelota hinchable de un tamaño grotesco- hacía unos días y que mi madre había colgado en el pomo de la puerta.

Chica disfrazada con un poster de Jason Segel en la película Te quiero, tío
I love you, Marshicil.

Lo más inquietante es que ésto ya me había pasado en otra ocasión, aunque en lugar de confundir un póster con una persona, había confundido un montón de ropa que tenía encima del escritorio con alguien que estaba sentado sobre él, mirándome fijamente mientras yo dormía.

Como colofón, mientras yo vivía anoche un nuevo episodio como sonambulista, mi mejor amiga soñaba que me quedaba embarazada y no quería abortar porque quería ser madre soltera. Tal vez ese era e preludio de otro sueño que yo tuve.

Por si alguien tiene especial interés en sueños extraños y estados de semiinconsciencia ahí van algunas entradas relacionadas:

lunes, 20 de julio de 2009

Frases absurdas (90)

- ¿A qué hueles?
- A pesto

Patricil dixit, empuñando el tupper de su comida.


Aprovecho la ocasión -claro que sí, en este blog no hay entradas de relleno, es todo pavo- para clavar un post it con chincheta: Me voy unos días a Londres, así que esta va a ser mi excusa para que no me tiréis el chóped. Tal vez aproveche el tiempo del trayecto para acabar una de esas ideas que de tanto macerarse acaban oliendo a pesto, pero no prometo nada.

sábado, 18 de julio de 2009

El pequeño drama de la vida

caja del medicamento contra el mareo Biodramina

viernes, 17 de julio de 2009

Soluciones al caso del foulard mancillado y al caso del disquete repudiado

En realidad sólo voy a dedicarle la entrada al del disquete, pero en vistas de que nadie se ha enterado de que ya había desvelado cuál era el cierre de la anécdota del fular del cagar, os diré que lo encontraréis en forma de actualización al final de ese mismo post.

Vayamos a lo importante, vayamos al pasado; pongámonos nostálgicos como yo me puse al ver de nuevo la lucecita amarilla con forma pixelada de mi disquetera.

Ayer arranqué el disquete que me encontré en aquel montón de basurillas repudiadas para ver qué contenía:

contenido del disquete tango 100

contenido del disquete tango 100 (2)
Qué derrochadores, han usado sólo 1.224kb; podrían haberlo apurado un poco más.

¿Menudo revival, eh? Del 1996 nada menos. Del 17 de febrero. Curiosamente ayer por la tarde cogí dos bicis del mierda de servicio de Bicing y estaban en el anclaje nº 17. Los archivos son del 17 del mes 2, las 2 bicis son del anclaje nº 17. Me pregunto si el 1996 será gratuito. Igual recorrí 1.996 metros cada vez, pero como las bicis de Bicing no llevan cuentakilómetros no puedo saberlo. Si por lo menos funcionaran en condiciones se lo perdonaría, pero así no; es indignante tener que ir a tres paradas de Bicing distintas para encontrar una que tenga alguna bici que no esté estropeada para que luego que encima no lleve cuentakilómetros; yo por ahí no paso.

Bueno, volviendo al asunto de los archivos del disquete "Tango 100 - 7"; parece que son archivos intermedios de una librería estática. No sé lo que significa eso realmente, pero por lo que he podido averiguar investigando en Google por ahí va la terminología. Que alguien nos ilumine con su sabiduría informática o tendré que acudir a Yahoo! Respuestas.

Actualización: Araya ha encontrado el programa en cuestión: Tango

miércoles, 15 de julio de 2009

Frases absurdas (90)

- ¿Ves Lost?
- No, veo House


Otra compañera de curro (no la de la anécdota fecal -cuya solución ya ha sido desvelada-) dixit.

martes, 14 de julio de 2009

Disquetes de 3 1/2 y otros trastos

Los trastos abandonados son las golosinas que te ofrece la calle, son esos caramelos rellenos de droga que tu madre te decía que no aceptaras de extraños. Son la tentación de Diógenes. Sabes que no tendrías que llevártelos, que ni siquiera tendrías que mirarlos, como a los mendigos, los yonkis, las putas o los punkis; pero es inevitable echar una vistazo con el rabillo del ojo.

El pasado jueves por la noche, cuando volvía para casa, me encontré con un montón de cacharros apilados cerca de Arco de Triunfo; supongo que sería El dia dels trastos en el barrio del Born. Como era de noche y había dos chicos revolviendo el vertedero, me acerqué para que no se llevaran las mejores botellas de cristal.

Había algunos muebles, una caja llena de disquetes de varios colores y otros chismes en los que no reparé porque los disketttes ya habían acaparado mi atención. Cogí uno al azar, uno de color verde; como quien elige la carta de una baraja para un truco de magia:

Disquete tdk de 3 1/2 de color verde
Lo llevo siempre en el bolso, por si algún día me dejo el pendrive y tengo que guardarme un dibujo del Paint.

Todavía no he podido abrirlo para ver qué contiene porque a pesar de que yo sí tengo disquetera, mi ordenador lleva un mes en coma. Mi teoría es que se trata del track nº7 de un disco llamado Tango 100. ¿Alguien da más?

viernes, 10 de julio de 2009

Frases absurdas (89)

"Todos los obesos son familia"*

Alguien dixit.


*Hay una frontera en el sobrepeso a partir de la cual todos los obesos se parecen. Acaban teniendo todos la misma cara; algo así como lo que les sucede a los enfermos de síndrome de Down.

miércoles, 8 de julio de 2009

El post del perdón

Llevo una semana sin actualizar. No os imagináis la presión interior que me está generando. Sé que cuanto más tiempo pase desde la última publicación, mejor tendrá que ser la siguiente, la del resurgimiento; el post del perdón, del "Has tardado en actualizar pero ha valido la pena".

Tal vez habría sido mejor ir sacando morralla durante los días de apatía blogueril, pero ahora que he roto la continuidad de publicación ya no os puedo poner en el plato una loncha de chóped sin que me la tiréis a la cara. Imaginad esa mascarilla de fiambre sobre mi rostro. Eso es lo que me merezco como castigo, y espero que pague mejor las falsas expectativas que estoy generando que el post que tenía pensado escribir hasta hace exactamente 30 palabras:

chica con una loncha de mortadela en la cara
Si el chóped no tiene la cara de Patricil, Patricil tendrá la cara del chóped.

miércoles, 1 de julio de 2009

Si vas a cagar no te lleves el fular

No lo digo por experiencia. Esta anécdota es un poco cochina pero no empaña mi imagen sino la de una chica que iba en el coche con el amigo de una de mi trabajo. A pesar de no ser una historia autobiográfica, la fuente es veraz; no he omitido a ningún intermediario, no creáis que es como la leyenda urbana del amigo de un amigo que conoce al tipo que se encontró una uña de rata en su hamburguesa de McDonald's. Si esa historia fuera cierta, la teoría de los seis grados estaría totalmente desfasada.

Al parecer el amigo de mi compañera de trabajo es un tipo atractivo que suele ligar bastante cuando sale de noche, con chicas monísimas y divinas. Cierta noche, de fiesta en un viaje a Tenerife, cameló a una chica y decidieron irse a un lugar con cama. No sé si se trataba del apartamento/hotel de él o de la casa de ella. Subieron a su coche y a medio camino, en mitad de la nada, la chica le pidió que parara el coche para hacer pis entre los hierbajos de la cuneta. Recordad que se trata de una chica fina, si hubiera sido sólo pis podría haberse aguantado, pero al parecer se trataba de aguas mayores e incontinentes, y no tuvo más remedio que pedirle que parara el coche.

Desapareció de su vista, llevó a cabo el parto y se limpió con los pañuelos que llevaba en el bolso. Todo correcto, sin sospechas. Luego volvió al coche con toda la decencia del mundo, como si nada hubiera salido de su segundo orificio. Se sentó en el asiento del copiloto, dejó el bolso a un lado y con un grácil y majestuoso gesto abatió el foulard que llevaba en el cuello para apartarlo hacia un lado y chof. Chof en la cara del conductor.

No sé cuál es el desenlace, cuando mi compañera me contó la historia su amigo sólo le había adelantado la sinopsis por teléfono. Le preguntaré cuál fue el desenlace, aunque yo creo que esta historia podría ser el preludio de la secuela del caso de la mujer-arado.

¿Qué creéis que hizo él y qué hizo ella? Recordad que el objetivo de ese desafortunado trayecto en coche era un final amatorio.


Actualización: Mi compañera de trabajo me dijo que al final no hubo coito, pero no me ha dado más detalles.

Artículos relacionados

Artículos relacionados