martes, 1 de septiembre de 2009

Links matrimoniales

Celebrar un enlace en el sentido geek de la palabra. Festejar por todo lo alto las reciprocidades en nuestro blogroll, esos lazos de amor que surgen de forma arbitraria -o inducida- entre dos bitácoras cuando cada uno admira el blog del otro y quiere que todo el mundo lo sepa. Una pedida de mano correspondida. Cuando surge el amor.

Claro que igual que en las bodas clásicas, ya sean por la iglesia o por lo civil, también hay gente que se casa por intereses económicos o de status; ya sea con un cubano, un viejo rico, un famoso o una web de casino.

La parte amarga es que dentro de esta poligamia blogueril, también algunos de los enlaces se mantienen por costumbre; porque no nos atrevemos a romper nuestra relación con el otro, a decirle: "Ya no te quiero, has cambiado mucho, ya no hablamos, lo hice porque me dabas pena, no es por ti; es por mí."


Próximamente: Los votos matrimoniales, la demostración de una unión democrática (idea de Endikus)

11 comentarios:

Alan dijo...

Yo soy un infiel y un Casanova. Cada mes hay un nombre nuevo en mi blogroll y alguno desaparece. Aunque alguno que otro se mantiene ahí aunque pase el tiempo, como para demostrar que no tengo miedo al compromiso.

Me gustó la analogía.
Saludos.

Equipo biofrutas dijo...

michi panero?

Mel dijo...

Yo soy un Pagafantas en el mundo de los blogs. Visito fielmente pero sin atreverme a hacer comentarios por lo que la otra persona nunca leerá mi blog.

Laura dijo...

Yo soy como Mel; sigo varios blogs sin comentar, aunque de vez en cuando me gusta contradecirme a mi misma, como ahora.

Estoy de acuerdo con que se mueven más "intereses" en seguir blogs y comentar en ellos que el de que nos gusta el blog y punto. Por eso yo no tengo mi blogroll visible, y si me deja de gustar alguna bitácora dejo de visitarla y punto. Supongo que tengo miedo al compromiso. :)

Nesta dijo...

Mi blogroll está lleno de amores no correspondidos, mezclados con un pequeño harén poligámico, bisexual, bizarro y lleno de perversión.

Angelillo dijo...

Yo soy más de amor incondicional poligámico: ves algún blog que te gusta, te enamoras y lo enganchas al tren de blogs que te gustan, sin pedir nada a cambio. Viva el blogamor libre!

Patricil dijo...

@Alan: ¿El enlace a Adsense, no?

@Biofrutas: Sí, no sé, no me voy a hacer cargo de los sobrenombres que se ponen mis amigos en las redes sociales, no?!

@Mel: Pensaba que era la única a la que comentabas. Me has ofendido.

@Laura: O miedo a que te defrauden.

@Nesta: Todo vicio.

@Angelillo: Vivan las fantasías bloguiles.

Mel dijo...

Tu eres precisamente la excepción que confirma la regla. Aquel blog al que sí me atrevo a comentar. Y resulta que es un blogamor no correspondido (vale, porque mi blog está muerto)

Uno nuevo dijo...

Esto me recuerda a los números de la agenda del móvil que muchas veces los intercambiamos a la mínima y perduran luego almacenados por los siglos de los siglos por temor a borrarlos y justo te llame alguno de ellos.

Anna Jorba Ricart dijo...

Desato el "link matrimonial" que inicié con tu blog sin tu saberlo, pues tienes razón, las relaciones fluyen por si solas y se capta el feedback si surge, nunca ha de ser forzado...caeríamos en lo absurdo.
un saludo.

Patricil dijo...

@Uno nuevo: Es cierto, yo tengo la memoria de la SIM llena y ahora cada vez que conozco a alguien nuevo tengo que decidir quién es más prescindible de la lista.

@Anna: Sí lo sabía, pero no entiendo por qué lo "desatas".

Artículos relacionados

Artículos relacionados