miércoles, 23 de septiembre de 2009

Dar indicaciones

Este mediodía estaba sentada en el metro escuchando música, bastante enajenada; y de reojo vi que la mujer que estaba junto a mí se había girado para preguntarme algo, y que al ver que llevaba puestos los cascos y que miraba en otra dirección, se volvía y le preguntaba a la chica que estaba a su otro lado. Me supo bastante mal, así que aparté un auricular para enterarme de lo que le preguntaba e intervenir si la otra no sabía responderle.

Le había preguntado si tenía que bajarse en Tetuan* para ir a la Gran Vía, y como no lo sabía; me quité los auriculares y le dije que la parada de Paseo de Gracia la dejaba allí, algo que me sé al dedillo porque me bajo muy a menudo en esa parada; pero que era una calle muy larga (joder, su propio nombre lo indica) y que dependía de dónde quisiera ir. La mujer contestó que iba a Plaza España.

plano grande del metro de barcelona tmb por Patricil, en Flickr

Entonces sucedió. El momento de conexión telepática. La chica y yo nos miramos, y con esa mirada tanteamos si la otra sabía a ciencia cierta cuál era la mejor combinación, porque ninguna había caído en la respuesta correcta de forma espontánea, como cuando yo contesté en un acto reflejo cuál era la siguiente parada que daba a la Gran Vía.

Cuando algún transeúnte nos pregunta cómo llegar a cierto lugar o dónde está cierta calle, el problema no es que no lo sepamos, sino que no caemos en ello; nos haría falta un espacio considerable de tiempo para estar seguros de la respuesta; de modo que dudamos, y si le damos una respuesta sin mostrar seguridad, en vez de ayudarle le estamos generando son todavía más dudas: "¿Qué hago, hago caso de sus indicaciones? No parecía muy seguro... ¿y si se equivoca? ". Por eso cuando me preguntan una dirección, yo siempre respondo al instante y con rotundidad, aunque luego, cuando ya he tenido unos segundos para reflexionar, a menudo me doy cuenta de que le he indicado mal; pero por lo menos le he ahorrado la incertidumbre.

De todos modos, no os recomiendo que hagáis lo que yo hago inconscientemente; ya que a pesar de que dudemos acerca de si serán veraces o no, todos hacemos caso de las indicaciones; aunque sólo sea durante las dos primeras manzanas, antes de contrastarlas con otra persona.

Como decía, la chica y yo nos miramos para sondear si la otra tenía la respuesta directa. En ese momento yo estaba pensando "Podría hacer transbordo en Passeig de Gràcia y coger la línea verde hasta Plaza España. ¿Plaza España es la línea verde, no? Creo que sí. Pero el transbordo de la L2 a la L3 en Paseo de Gracia es terrible**. Si no contestas tú ahora mismo, tendré que dar mi respuesta y saldrás con lo de que el transbordo es muy largo y ya la habremos liado."

Por cómo me miró, supe que ella no caía en la respuesta, necesitaba más tiempo para pensar; pero al instante dio en el blanco de forma implacable: "Tienes que hacer transbordo en Universitat y coger la L1 hasta España.". Le di la razón con firmeza, añadiendo detalles para que pensara que yo iba a indicarle lo mismo, de modo que a la mujer no le quedó ninguna duda de que la habíamos guiado perfectamente. Lo que se dice un buen trabajo en equipo.

Y así es como se guía, con la convicción de un perro Lazarillo.







* La parada de metro de Tetuan es una de mis favoritas. Iba a explicar el porqué pero he recordado que ya lo hice hace casi 5 años:


Chicas arrastradas por la ventisca provocada por el metro en el andén de la parada de metro de Tetuan, l2

Ven ya a disfrutar la nueva atracción de Metro Aventura:

Desafía la fuerza del viento intentando acceder al andén del metro cuando faltan 30 segundos para su llegada....¡Y explícalo si puedes!

Sólo en la parada Tetuan (L2)

¿A qué estás esperando?


** Es un transbordo de unos 15 minutos. Lo he hecho una sola vez en toda mi vida y no he vuelto a repetirlo. De modo que si venís a Barcelona, no hagáis jamás el transbordo de la L2 (lila) o la L4 (amarilla) a la L3 (verde) o viceversa (L3 a L4/L2); siempre hay una alternativa.


*** Ya que me ha quedado una entrada de lo más larga, voy a aprovechar para decirle a los que me leen a través del feed que en el anterior post publiqué un banner muy majo de Trecotín que no ha aparecido en el post que muestra el lector de feeds.



Entradas relacionadas:

8 comentarios:

agalmatophilia dijo...

Mierda, acabo de dar con tu blog mediante la web de Nacho y me he llevado una grata sorpresa. Esto tiene buena pinta. De todos modos estoy pasando una época demasiado buena en que encuentro una página de interés al día, requiriendo cada una de ellas algo así como una semana o un mes de lectura profunda. Lo triste del asunto es que veo venir que el desenlace será algún virus en el ordenador que haga un borrón y cuenta nueva en los marcadores.

Pero por si acaso dejo constancia de ya que la primera impresión que me da lo que veo es de lo más positiva. Eres una buena redactora o una embaucadora de lo más astuta.

Por cierto:
"De todos modos, no os recomiendo que hagáis lo que yo hago inconscientemente; ya que a pesar de que dudemos acerca de si serán veraces o no, todos hacemos caso de las indicaciones; aunque sólo sea durante las dos primeras manzanas, antes de contrastarlas con otra persona"

Esto es de lo más verídico. Y en realidad da igual lo bien que te indiquen, toda indicación justamente caduca a las dos o tres manzanas de trayecto. Diría que jamás he seguido una indicación compleja entera. Unes el trayecto por puntos, como uno de esos libros de colorear para críos, ¿sabes? Me ha hecho gracia el asunto.

Quince chocopuntos.

M.

mlw dijo...

me ha encantado este post y punto!

turistaentupelo dijo...

Cuando vivía en Barcelona, me tocaba hacer bastante el transbordo entre amarilla y verde en Paseo de Gracia y... Dios, era MORTAL!

Mel dijo...

Por un momento no tenía puesto el chip "Barcelona" y he pensado "¡Pero si Tetuán está a tomar por culo de la Gran Vía!".

Mi suposición es que o Barcelona y Madrid se están intentando copiar los nombres de los sitios o están construyendo un Mini-Madrid dentro de Barcelona.

Nesta dijo...

A mí me dieron una mala indicación en el metro de Barcelona y por poco pierdo un avión. Había dos lineas que compartían varias paradas, y en los trenes no ponía ninguna indicación, tuve que bajarme de uno para montarme en otro porque me iba a encajar donde da la vuelta el viento. Al final llegué corriendo en el úlitmo minuto para facturar.

Bea dijo...

Yo si no estoy segura desde el principio, le digo que no lo sé. Y de normal no me gusta contestar porque yo llego a los sitios en plan visita por el campo. No uso nombres de calles si no detalles que me llaman la atención. Tengo en cuenta tiendas, árboles o cualquier otro accidente del terreno. La gente está acostumbrada a que les digan la primera a la izquierda y no a que giren en la esquina de la tienda de ordenadores.

Es la misma razón por la que no sé seguir indicaciones (y por lo que me encantan los mapas de google). Nunca voy contando calles y para la segunda ya me he perdido.

Alan dijo...

Pues yo no me habría tomado esos segundos para pensar y directamente, si le hubiera dicho Paseo de Gracia, le habría indicado que pasara a la línea 3 porque no habría dudado sobre que también llega a Plaza España. La señora ha tenido suerte, conmigo habría caminado el trasbordo interminable.

Uve doble dijo...

Muy bueno el post, pero dar una indicación para un camino no es tan difícil ;-). Yo mismo he superado retos mucho más complejos ¿Habéis probado a enseñarle a vuestros padres cómo se crea una cuenta de correo y luego a usarla? Eso sí es una ardua tarea.

Artículos relacionados

Artículos relacionados