domingo, 14 de junio de 2009

Es aconsejable atiborrarse cuando te han dejado

Advertencia: Este no es un post personal.


Qué atún esa escena (estoy empezando a abusar de este recurso cinil) en la que una mujer empuña una tarrina de helado de un litro de nueces de macadamia mientras llora viendo una película romántica; lamentándose por el cerdo de su novio, que la acaba de dejar -por otra en un 85% de las ocasiones-.

Digo de película porque probablemente si os ha pasado esto en la vida real, hayáis metido mano indiscriminadamente a la nevera o al cajón de los caprichos (En mi casa siempre ha habido uno. Bueno. En realidad dos.) para empalmar con ansia el chocolate, el jamón dulce, el fuet y las galletas; culminando la orgía con un par de pequeñas suizas y ese helado de litro como postre, claro.

La escena de la vida real no parece tan atractiva como la de Amber luciendo un pijama diminuto mientras comparte entre sollozos un cubo de helado con su mejor amiga, Becka.

Pero en realidad este trastorno alimenticio es una práctica incluso recomendable: Ayuda a que te olvides de la persona en cuestión; no durante la ingesta, aunque en ese momento seguramente devores incluso tus propios pensamientos; sino después, cuando asoma la culpabilidad entre los pliegues de tus lorzas. Cuando te miras y ves esas carnes producto de tus farragosas engullidas de gorda deprimida y autodestructiva, entonces dejas de estar triste por el hombre del que estabas enamorada y empiezas a lamentarte por tu aspecto, porque temes que con tu sobredosis de edulcorante no vas a conseguir enamorar a ningún otro. Has superado la ruptura: ya no lloras por no poder recuperarle a él sino a tu figura. Lo siguiente es ir al gimnasio para sudar esos kilos de más y deshacerte de todos los resquicios de aquella carga amatoria que habías llevado encima.

Esta teoría sirve como explicación absurda para el caso de las apariciones en manchas de sudor.

17 comentarios:

Mel dijo...

Malvada, voy abriendo links en pestañas nuevas mientras sigo leyendo... y... que aparece en mis altavoces al hacer click en Amber?
Eso no se puede hacer Patricil!!! ahora soy yo el que necesita comerse un cubo de helado...

Alex Kocher dijo...

Mi receta es: cerveza+amigos+monólogos. Lo que ganas con la cerveza lo pierdes con las carcajadas y además te ayuda a conciliar el sueño!

PD: estoy con Mel...te has pasado con el link.

Maldito Friki dijo...

Nota mental: comprar helado

skindesbous dijo...

Charla-coloquio sobre las lorzas de nueva creación:
Me entristece ver como las chicas de ahora ahogan sus penas en comida (por la parte de tener penas, no por la de comer, que siempre viene bien), y después se sienten mal por no conservar el tipo por el simple hecho de que NO LAS VAN A QUERER.
Pero mujeres del mundo, ¿no os dais cuenta de que si todas lucieramos el culo de Beyoncé o Jenifer López, pero a proporción con el cuerpo, los chicos se tendrían que joder porque no habría otra?

Desde ahora en adelante me declaro fan de la lorza contorneada, de la mujer oronda bella y del helado Mini Diabolinos de Mercadona de sólo 56 calorías por unidad. Menos que un plátano, un lujo.

Juanelo dijo...

¿A qué parte del cuerpo van a parar ese tipo de excesos en tu caso, Patril? Cuéntanos.

Patricil dijo...

@skindesbous: Pongámonos de acuerdo todas las mujeres del mundo para hacer eso.

@Juanelle: Dimelo tú, que parece que ya tienes una hipótesis al respecto. Bueno, no, mejor no lo digas, que igual ésto se revoluciona.

skindesbous dijo...

Pues sí.

EC-JPR dijo...

Con lo bella que es la mujer voluptuosa, con curvas que admirar. De hecho, Patricil, tú que hablas inglés sabrás que a los michelines se les llama "agarraderas del amor": ¡es por algo!
Ya sabes: el IMC, sin desbarrar, pero mejor más alto que más bajo ;)

Raba de Calamar dijo...

¿Y si no te gusta el helado, ni el dulce, ni eres golosa en general? Gastarte el dinero en compras, cambiarte el peinato (y hacerte un mocordo en la cabeza), despotricar de él, hacer el ridículo...

Nesta dijo...

Yo cuando he sufrido mal de amores he perdido el apetito, y me he quedado en los huesos...

Absurdo dijo...

Gracias a tu teoría he descubierto un nuevo entorno para seducir a las mujeres, el apartado de helados de cualquier supermercado.

Alan dijo...

@Mel: ¡por qué tuviste que llamar la atención sobre el vídeo! Justo era uno de los enlaces que no abrí... Y era tan feliz.

En cuanto al post en sí, Patricil, decís que no es personal pero después lo sugerís como explicación de tu reciente constancia con el gimnasio... Mmmm... ¿En qué quedamos? ¿Tiene alguna relación con algo personal más o menos reciente? ¿O es que sólo querías añadir la frase para incluir otro enlace interno?

Folken dijo...

Yo no metí la mano en el cajón de los caprichos, si no en la trituradora de basura (vivo en una casa yanki de película de terror, ¿algún problema?).
Ahora soy una de las pocas personas capacitadas para el muñón fucking.
¿quiere probar usted?

Patricil dijo...

@Folken: Veo que estás sacando la artillería pesada.

Alvarito dijo...

Como bien decía Concha Velasco en el anuncio de Indasec: "Amigas, hay que cuidarse"...

Holden dijo...

Pues yo... yo casi lloro de la emoción con el uso tán hábil de los sinónimos... WOW.

Y voy a ver el vidrio del que todos hablan, leñe.

Patricil dijo...

@Holden: ¿Qué vidrio? ¿El que dice Alvarito de Indasec?

Artículos relacionados

Artículos relacionados