miércoles, 17 de junio de 2009

Depilación infantil: Cuchillas y mitos

Los resultados del test han revelado que creéis que "Depilarse las piernas con la maquinilla de afeitar que tiraba un vecino" es la actividad menos probable (con un 56% de los votos) para ser llevada a cabo por unos niños que están en la guardería; mientras que la inmensa mayoría (96-97%) de los votantes estáis de acuerdo en que "Limpiar la mesa con los puños de la bata" y "Partirse la barbilla" es de lo más plausible.

Doy por hecho que habréis sido víctimas de una dura infancia a manos de la explotación infantil y la autoagresión física y que esa es la razón por la que semejantes barbaridades os parecen normales; aunque en realidad las tres afirmaciones son ciertas. De las propuestas, la falsa aseveración era: "Comparar el sabor de nuestra sangre".

Además, me he dado cuenta de que se me olvidó añadir "Comer hormigas" en la encuesta. Me gustaría saber qué nivel de credibilidad tiene eso. Y por si os lo preguntáis, las hormigas no saben a nada.

Ya que la respuesta más popular ha sido la de la depilación prematura, voy a relatar la versión extendida de esa anécdota tan de anuncio de Gillette:

Mi guardería estaba en un entresuelo, así que el patio de recreo era en realidad una terraza cualquiera, separada del exterior por un muro. Nunca supe a ciencia cierta qué había al otro lado, sólo sabía que algunos de nuestros juguetes iban a parar accidentalmente a esa otra dimensión y que cada cierto tiempo la Sita Tere cogía una escalera, pasaba al otro lado y traía los juguetes de vuelta, incluyendo algunos que no eran nuestros.

niños en el patio de la guarderia kindy
Todos contra el muro ¡No lloréis, cobardes!

Anuncio antiguo de un bebé afeitándose con una maquinilla gilletteMuchas de las ventanas del resto de las viviendas del bloque daban a nuestro patio, así que en ocasiones caían cosas accidentalmente -o no-. Más que un patio era un puro truco de magia, un misterio mucho más inquietante que el de los Reyes Magos.

En una de esas ofrendas vecinales lo que encontramos fue una maquinilla de afeitar, de las de cuchilla. Nos reunimos en consenso, y decidimos -deduzco que por imitación materna- deshacernos del poco vello que teníamos en las piernas. No hubo sangre, pero la Sita Susana por fin se dio cuenta de lo que estábamos haciendo y como yo era la portadora en ese momento, dirigió hacia mí su discurso, que sin duda alguna debía proceder de la propia experiencia:

"¿Pero qué haces? ¡Si te afeitas los pelos te saldrán gordos y negros!".


Por aquel entonces, yo no entendí a qué se refería. Mis piernas tenían un vello suave y rubio, prácticamente inapreciable; no podía creer que fueran a llenarse de cerdas, así que supuse que lo había dicho para asustarme, como cuando me hablaban del Coco o del Monstruo del Armario (¿un poco homófobo esto, no?).

Y esa cuchilla debía de tener un efecto retardante, ya que pasaron varios años hasta que empezaron a aparecer pelos dignos de consideración en mis extremidades. Esos pelos que he ido aguillotinando de forma más o menos periódica durante todos estos años con la ayuda de una cuchilla. Todo para poder afirmar que aunque el argumento de mi profesora se usa todavía, es totalmente falso. Es una leyenda urbana: Que os depiléis con cuchilla no hará que vuestros pelos salgan más negros y fuertes. Así que lo lamento por los alopécicos, pero que os afeitéis la cabeza no hará que os renazca una frondosa cabellera.


NOTA: Prometo que este será el último post en el que hable de guarderías. De verdad.

14 comentarios:

Mel dijo...

Varias preguntas..
-¿Qué hacía alguien depilandose o afeitandose algo asomado a la ventana?
-¿Qué le distrajo para que se le cayera la cuchilla?
-¿De verdad cuando una profesora te vio con una cuchilla de afeitar en la mano, lo unico que te dijo fue que si te afeitabas luego saldrian pelos gordos y negros?
-¿Alguna vez has probado a afeitarte el entrecejo? PRUEBA, ya verás como no es leyenda urbana.
-¿Por qué ultimamente comento siempre el primero?
-¿¿¿Y qué hacías comiendo hormigas que no saben a nada si la sangre sabe mucho mejor???

Nesta dijo...

Se han cumplido los peores pronósticos, os depilasteis las piernas con la misma cuchilla que un vecino había usado, por ejemplo, para afeitarse sus partes.
Está casi al nivel de cepillarse los dientes con un cepillo de dientes usado.

Hipnosapo dijo...

Acerté xD

Me parece mucho peor chupar la sangre de otro que afeitarse con una cuchilla usada...

El orden sería, más o menos:

-Chupar directamente sangre de otra persona.
-Compartir jeringuilla.
-Usar maquinilla de afeitar de otro.
-Compartir cepillo de dientes.

unmoco dijo...

Debe ser de buena marca la maquinilla, ya que todavía te dura .·D
qué tonto el vecino de tirarla .·D
jejejejej



xD

Folken dijo...

"si te afeitas te sale el pelo más gordo y orondo" es una falacia horrorosa. Llevo años afeitándome con cuchilla (alguna vez incluso lo hice con el cuchillo de cocina, por ver si el resultado era mejor) la entrepierna. Cansado de la pelusa me puse una peluca pelirroja. Queda muy bien. ¿quiere usted verla?

Patricil dijo...

@Mel:
1- Supongo que lo hizo aposta. Quería comprobar en direto el chiste del bebé masticando cuchillas de afeitar.
2- Sí, no me dijo que era peligroso porque me podía cortar; me dijo que me saldrían los pelos negros.
3- El entrecejo se depila con pinzas, burro. y sí es leyenda urbana, al final del post he enlazado un artículo donde queda explicado
4- Todos esperan a que rompas tú el hielo.
5- Tienes razón, la sangre humana por lo menos sabe a metal.
6- No hagas tantas preguntas, es agotador.

@Nesta: Yo lo compararía como mucho a usar el mismo desodorante de roll-on que otra persona.

@Hipnosapo: ¿Qué me dices de los "hermanos de sangre"? Esa chorrada que se puso de moda en las series de los 90.

@unmoco: Sí, ya no se fabrican como antes.

@Folken: Siento aversión por los pelirrojos. Si pretende usted que poblemos las guarderías me temo que tendrá que cambiar de peluca.

Pedro dijo...

Siento decirte que las hormigas si saben a algo, y por cierto, muy mal: Se llama ácido fórmico y es asqueroso.

Ahora bien, puede ser que las hormigas que yo comía fueran de otra raza, sexo, ideología o religión, o puede ser que no se ducharan o algo...

:)

alargus dijo...

Yo también acerté, gracias a dios que patricil no es vampiro prematuro!

Alex Kocher dijo...

Pues a mi es que me parecía tan desagradable lo de la maquinilla que hubiese jurado que era eso...como yo me he partido el labio y la barbilla y he dejado las mesas de preescolar como los chorros del oro...

Por cierto, gracias por el último enlace, hoy he aprendido mucho sobre depilación:
http://www.arrebatadora.com/depilacion/gillette-ensena-a-nuestros-hombres-a-afeitarse-ahi-abajo

Patricil dijo...

@Pedro: Igual es porque yo las metía dentro del bocadillo y por eso el sabor quedaba camuflado. Igual es que sabían a jamón y queso.

@alargus: Yo sólo chupo mi sangre.

@Alex Kocher: Yo no me partí la barbilla pero siempre temí que me pasara. Jo, pero ese tutorial es bastante básico, no? Quiero pensar que no sois tan ineptos...

Absurdo dijo...

Las hormigas con un poco de barro estan exquisitas - me dijo mi hermano -.

Mel dijo...

Mierda, pues me falta otra pregunta... ¿lo de las barbillas y las heces era mutuo?

Me llama burro la que se depila las piernas con la cuchilla de afeitar los testiculos de un desconocido.

Alex Kocher dijo...

Fíjate si seré inepto que me afeito la cara con maquinilla eléctrica (como para acercar una cuchilla a un depósito de fluidos xD). Los cuchillos los cojo siempre con guante de malla (como los carniceros) por prescripción médica, y sólo me subo a sitios con más de 70 cm de altura si llevo arnés. Esto último lo aprendí después de partirme la barbilla, y lo recordé años más tarde cuando me partí el labio (yo y las tapias tenemos un vínculo especial...)

@Mel: pensemos en positivo e imaginemos que Bruce Willis era vecino de la guardería, quizás sólo se rapaba la cabeza.

Urbin dijo...

@Alex Kocher: ¡¿Estás diciendo que Patricil se ha depilado con la misma cuchilla con la que Bruce Willis se afeita la cabeza?!

Patricil, déjame lamerte las piernas.

Artículos relacionados

Artículos relacionados