jueves, 14 de mayo de 2009

Rencillas entre vecinos

De todos los vídeos que circulan por Internet, uno de mis favoritos es el de Las vecinas locas; un filme cuya trama se enreda tanto que al final te quedas sin saber quién es el malo. Un final abierto, que dicen.

Cuando estuve en Madrid, hace poco más de un mes, me alojé en casa de una amiga que había vivido algo parecido en su edificio, aunque en su caso fue un altercado por escrito así que lo que ha permanecido como prueba del hecho no ha sido un corto si no un monólogo.

Todo empezó un día X, en el que apareció colgado en el rellano del edificio el siguiente cartel:

Ya está bien con el despertador. ¿Tenemos que aguantarlo cada 10 min. Desde las 6.30 de la mañana? ¡Vale ya! ¡Queremos dormir!


El día X+1 apareció colgada junto esta queja una réplica de dos folios de longitud:

Estimado/a vecino/a, en contestación a su anónimo, lamento indicarle que mi despertador va a seguir sonando a las 6:30 de la mañana, hora en la que algunas personas tenemos la desagradable tarea de levantarnos para ir a trabajar. Estoy con usted en que puede ser una experiencia bastante traumática tener que despertarse de madrugada escuchando el sonido de un aparato tan molesto, pero por otro lado tan necesario, para una simple trabajadora que debe cumplir un horario estricto de oficina.

Créame cuando le digo que he intentado buscar una técnica de despertar tan silenciosa como la que utilizan algunos vecinos a la hora de saludar en el portal, que me permita levantarme sin emitir ningún tipo de sonido, ni humano ni electrónico, pero no he sido capaz de hallarla.


En respuesta a su tan delicada queja he intentado ver si se puede bajar el volumen del despertador, pero lamento decirle que el fabricante de dicho utensilio debía de ser tan mal vecino como yo puesto que no cayó en la idea de incorporar un regulador de volumen para evitar molestar al vecino que duerme plácidamente en su domicilio. Con mucho gusto le facilitaré los datos de dicho fabricante para que dirija hacia él su más enérgica protesta a la cual me sumaré con mucho gusto.


En cuanto a las reiteraciones, permítame indicarle que son 2, efectivamente cada 10 minutos y se corresponden a la necesidad de arrancar a esta increpada marmota, del sueño pesado que le invade cada mañana.


Por otro lado, también quisiera añadir que no hay medida de presión más eficaz que la palabra, con lo que pongo a su disposición el trozo de descansillo que pueda corresponderme, para debatir cualquier solución relacionada con el asunto que nos ocupa.


Sin más que añadir, se despide atentamente,

La vecina del 2º D:


Elena A.M.



Podéis ver el original aquí.


Relacionado: Más disputas entre vecinos en Tablón de anuncios informal o Muro de las lamentaciones

10 comentarios:

gusgus dijo...

AJjajJAajJAJja Un diez para la tal Elena, no ha podido estar más bordada jajajaja Un saludo!

HelenKelenylasdemas dijo...

Si yo fuera ella, ya de paso habria pedido un despertador nuevo, si tanto le molesta al vecindario, q hagan una derrama para comprarle a la dl 2d el despertador ese q simula el amanecer y el sonido d los pajarillos... o a malas un radio-despertador, q se puede ajustar el volumen y ademas podria despertarse (o despertar al vecindario, en venganza) con los 40 principales a todo trapo...

Petonets noia, sigue asi...

{Kln}

lectora en el silencio, menos cuando tiene q hablar

El_Luky dijo...

Jejejejjej una gran contestación, con mala ostia pero sin necesidad de bajar a la arena; con estilo ;-)

morilandia dijo...

a mi me paso algo parecido XD

Nesta dijo...

Que crack es la tía. A mi me dejan esa carta y voy a felicitarla en persona.

Mel dijo...

¿Y como es posible que un despertador que despierta a más de una persona en la casa vecina no despierte a la persona que vive en la propia casa y tenga que sonar varias veces?

Sé que es perfectamente posible, pero me parecía importante señalar ese detalle. Yo me pongo 3 alarmas distintas en intervalos distintos, y aún asi, me tiene que acabar despertando mi madre encendiendo la luz.

Anónimo dijo...

Que grande es Elena A.M.!!!

En mi piso del año pasado también tuvimos nuestras dosis de carteles.

El de la señora de la limpieza a la que le habian robado el bolso y agradecía que cualquier información y/o la devolución de sus documentación. Todo ello en un idioma parecido al castellano pero con unas normas de ortografía bien distintas.

También los vecinos del primero decidieron poner un cartel para que solicitar que no se arrojara basura a su terraza.

Ninguno tuvo respuesta aluguna. Una lastima.

Patricil dijo...

@gusgus: Totalmente, yo me quedé con ganas de conocerla.

@HelenKelenylasdemas: Yo habría pedido a una madre que te despierte con un zumo de naranja recién exprimido. Y gracias por romper tu hielo ;)

@El_Luky: Lo de bajar a la arena es el paso siguiente, ¡la ha retado a una satisfacción en el descansillo!

@morilandia: ¿Tú eres el remolón o el quejica?

@Nesta: Ídem, si a mí me dejaran esa carta y fuera hombre le diría que la despertaría yo en persona cada mañana.

@Mel: Te despierta pero no te levanta. A mí hasta que no pita 3 ó 4 veces (cuando ya llego tarde) no me convence para que salga de entre las sábanas.

@Anónimo: Yo también encontré cosas parecidas: Tablón de anuncios informal o muro de las lamentaciones

Alais dijo...

En el bloque de mi novio vi un cartelito por el estilo, en que llamaban guarros (tal cual, sin eufemismos) a los vecinos...

Señorita Puri dijo...

jajajaja viva la elegancia

Artículos relacionados

Artículos relacionados