martes, 14 de abril de 2009

Prostitutas de gimnasio

El primer día que fui al gimnasio, un chico con una camiseta negra serigrafiada con el texto "Personal Trainer" me acompañó a la sala de máquinas y me dijo que buscara al monitor que fuera de rojo para preguntarle cómo funcionaba aquello, porque él estaba con un cliente y no podía atenderme.

Entonces me di cuenta de que los gimnasios no son muy diferentes a los prostíbulos:

Llegas al prostíbulo gimnasio y tienes a tu disposición a varios hombres y mujeres esbeltos que trabajan allí. Por supuesto que puedes ir sólo a mirar -y a sofocarte- pero tarde o temprano acabarás relacionándote con esas meretrices meretrices del deporte tan agradables, que te saludan cuando entras en la sala y te preguntan qué tal estás. Estos profesionales de la vida profesionales de la vida sana están ahí para hacer compañía a los clientes, pero si quieres que te hagan favores especiales, es decir, que estén durante cierto tiempo (1 ó 2 horas) a solas contigo para hacerte sudar de verdad, tienes que pagar lo acordado para esas sesiones personalizadas.

prostitutas de gimnasio en accion
Imánges de prostituas y gigolos de gimnasio desempeñando su servicio personalizado.

Para los que os estéis planteando cuál de los dos servicios os haría sentir mejor, tened en cuenta que -como dice Mel- uno te hace sentir mejor a corto plazo y peor a largo plazo y el otro justo lo contrario.

9 comentarios:

Fitti dijo...

Pues pagar por una cosa y pagar por la otra yo elijo...

Hugo dijo...

Pufff, un motivo más para no pisar uno de estos en la vida.

Mel dijo...

Uno te hace sentir mejor a corto plazo y peor a largo plazo y el otro al reves! Es casi mágico.

morilandia dijo...

muy bueno Mel, XDXD

Héctor Gutiérrez dijo...

Pues si en el club al que voy me sale un fulano de esos ofreciéndome su compañía, juro que no vuelvo.

Saludos, Patri.

Nesta dijo...

Estando trabajando en Valladolid me apunté por primera vez a un gimnasio, y los monitores no eran los típicos figurines, era gente muy normal, y se preocupaban más de ayudar a la gente que de ligar con el/la buenorro/a de turno. En Sevilla es otro cantar...

Patricil dijo...

@Fitti: jaja, bueno yo no he preguntado cuáles son las tarifas de los entrenadores personales de mi gimnasio. Se supone que al final los dos te tienen que hacer sentir bien xD

@Hugo: Yo nunca he sido de gimnasios, además de ser lugares de "deporte ortopédico" me infunden mucha inseguridad, pero estoy intentando superarlo.

@Mel: Es LA CONCLUSIÓN. Voy a actualizar la entrada :)

@Héctor Gutiérrez: A mí uno me ofreció sus servicios cuando me hicieron el chequeo. Le dije que "de momento me apañaba yo sola".

@Nesta: En el mío son figurines, pero también ayudan; la verdad es que son bastante majos.

Mel dijo...

oh!

Señorita Puri dijo...

es verdad, y al salir te sientes jodida

Artículos relacionados

Artículos relacionados