domingo, 4 de enero de 2009

Ten cuidado con lo que posteas, puede volverse en tu contra

Chris Martin me ha castigado hoy. He tenido que abrir su librito de la mutua para que un médico de urgencias viniera a visitarme a casa y me recetara, entre otras cosas, Flumil.


Mis amígdalas.


Sólo por si acaso, no hablaré nunca sobre la muerte por aquí.

10 comentarios:

mlw dijo...

¿Sabes qué? A partir de hoy, cada vez que vea fresas con nata pensaré en tus amígdalas... ¡Te parecerá bonito!

EC-JPR dijo...

Lo de las fresas ya era suficientemente gráfico: ¿realmente era necesario añadir la nata? Glups.

Antihéroe dijo...

jaajjaja (K)

porterodelantero dijo...

Propones la idea de morder tus amígdalas. Normal, es un deseo que acude frecuentemente a nosotros cuando padecemos una infección o inflamación de algo: arrancárnoslo de un mordisco.

elopositor dijo...

A recuperarme, mujer. Y a poner esas amígdalas en remojo. Voy a ver ahora mismo lo de tu regalito ^^

Señorita Puri dijo...

uy qué mal rooolloooooooo

Public enemy dijo...

Mejórate petarda.

Ahm, debo confesarte que esas fresas con nata traen a mi mente(enferma)algo bien distinto a las amígdalas.

Guillem Pérez dijo...

Bueno, ahora procederé a inmolarme.

Patricil dijo...

@mlw: Me parece de una dulzura desmesurada.

@EC-JPR: Tenía que ser lo más fiel posible a la realidad, pero sin caer en la obscenidad gratuita; claro que si lo prefieres puede poner una foto real de mis amígdalas.

@elopositor: Están en constante remojo gracias a mis glándulas salivares.

sulfolobus dijo...

Jajajjajaja que putada siento lo de tus amigadalas

Artículos relacionados

Artículos relacionados