lunes, 3 de noviembre de 2008

El día que una desconocida se coló en mi piso: El desenlace

No me gusta ser pedigüeña, pero antes de que leáis el desenlace de la micro-novela quiero pediros un pequeño favor: Vuestro voto para el certamen de los premios bitácoras 2008.

En la IV clasificación parcial, el blog ocupaba el 4º puesto en la categoría de blogs de humor, pero en la V clasificación cayó hasta el 6º. En la última clasificación parcial, el blog ocupa el 5º puesto. Este viernes es el último día para votar, así que si me dáis un pequeño empujón, igual remonto un poco.


Las instrucciones para votar son las siguientes:

Las categorías a las que me presento son “mejor blog de humor”, “mejor blog revelación” y “mejor blog personal”:

1. Os tenéis que registrar en bitácoras.com, haciendo clic aquí.

2. Una vez registrados, os llegará un email de activación a vuestra bandeja de entrada. Tenéis que seguir el enlace y, una vez activado, hacer log-in con vuestro usuario y contraseña.

3. Luego, clicad aquí.

4. Por último, poned la URL del blog (http://www.teoriasdelabsurdo.com) en las 3 categorías a las que me presento (humor, blog revelación y blog personal)


No os llevará más de 3 minutos, así que si habéis venido hasta aquí para leer el desenlace, sed generosos y dejad una propinita :)



Y después de la publicidad, aquí está lo prometido:

¡ATENCIÓN! Esta historia empieza aquí.





No estaba muerto. Yo esperaba verle sangrando o algo, pero tampoco. Estaba pálido, jadeante y con la mano sobre el corazón.


“¿Qué ha pasado, Rodrigo; estás bien?”. Nos dijo que se había despertado de repente y se había encontrado a una mujer en su cuarto, que no la conocía de nada y que le repetía una y otra vez “Where’s my wallet? I forgot my wallet here!”. Qué extraño. Le preguntaba por su cartera, y no le había robado nada; a pesar de tener un iMac flamboyante y bastante dinero sobre la mesa. Le pregunté si tenía algo que ver con las voces souleras que oí a media noche y me dijo que no, que nunca había visto a esa mujer.


Rodrigo está bastante ceporro y además fuma; así que nos aseguramos de que no fuera a darle un infarto y le dejamos a solas con el cuchillo carnicero del que empezó a encariñarse a partir de ese momento.


Volvimos a nuestra habitación y me metí en la cama a sabiendas de una cosa: Aquí hay un negocio tortuoso. Y esa mujer seguro que se ha llevado el móvil de Larry. Tendré que pensar en un razonamiento creíble que pueda justificar que le abriera la puerta a una desconocida y que me quedara esperando como una idiota mientras ella estaba en el cuarto de Rodrigo, haciendo vete tú a saber qué, cuando él todavía dormía. Qué marrón. Y yo sin mi “IPod nano-chromatic Product Red Edition de 8gb grabado en la parte trasera".


09:30 am. Rutina matinal preparatoria antes de empezar la ruta de hoy. Una vez listas, bajamos las escaleras. Obviamente, el móvil de Larry había desaparecido. De camino al metro fui a una cabina y le llamé por teléfono. Saltó el buzón de voz, así que le dejé un mensaje explicándole más o menos la historia, intentando salpicarme lo menos posible y adoptando un papel de mujercita inocente y alteradaSorry Larry, I’m a bit nervous; please call me when you hear the message and make sure you cancell the Mobile line”.


¿Y si me hacía pagarle el móvil? Maldigo Rodrigo. Seguro que le compró droga o donuts rellenos de chocolate.


Al día siguiente, me encontré a Larry apoyado en la verja que está junto a la escalera de entrada del bloque. Al parecer, ese mismo día la visitante nocturna le había llamado para revenderle el móvil por 40$; así que quedó con ella, le echó una foto con su móvil y fue a denunciarla a la policía. Larry, un tipo listo… después de sacarle la foto le dijo que el móvil viejo que intentaba venderle no valía nada, así que la tía se lo acabó devolviendo. Y no sólo eso, sino que además le sopló el porqué de su visita: Be careful with the Puerto Rican guy, he paid me for sex”.


Larry me dijo que confiaba en Rodrigo, que no tenía razones para sospechar de él. Pero por si acaso, decidió castigarle moralmente colgando un aviso en la parte interior de la segunda puerta de acceso al edificio. Un cartel con la foto de la prostituta que había contratado:

Advice
Ahora forma parte de la decoración de mi cuarto.


¿Y, qué fue de nuestro amigo lomazos? Pues siguió pidiendo pizzas y cervezas a domicilio como solía hacer antes del altercado, para mantener su figura; pero echó permanentemente el pestillo de la puerta de entrada al piso, de manera que al oír el timbre, nos recibía con su cuchillo carnicero en mano mientras quitaba la cadenita y nos deseaba un “good evening.



FIN






Bonus track: Al final tuve que ir a un polígono industrial del Bronx a buscar mi IPod nano-chromatic Product Red Edition de 8gb grabado en la parte trasera.

Polígono industrial, Bronx
Corre, corre; verás qué sorpresa.



Re-bonus track: Al llegar me dijeron que todavía no lo habían recibido, y que podía ir a recogerlo el día siguiente en la oficina FedEx que está cerca de la Universidad de Columbia.

ipod nano chromatic product red edition
¡Por fin!


Actualización (30/IX/09): Me ha enviado hoy un e-mail una amiga que está haciendo el mismo curso que hice yo en Nueva York y me ha dicho que Rodrigo va a su misma clase.

15 comentarios:

Public enemy dijo...

Al final no hubo ni sexo, ni vísceras ni na' aderezando la historia. Anda que como entre la pava de la foto a tu blog, te vas a cagar..

P.D: Patricil for president! A votarla todos coñe, que está a las puertas de quedar entre los 3 primeros.

sulfolobus dijo...

Que surrealista! Aún así también me esperaba más chicha en el desenlace

Holden dijo...

Qué vivo Larry y qué absurdo todo!!

pingu_polaco dijo...

Dios ¡qué historia más profunda! Me he perdido ya en el segundo párrafo :/ Podrías escribir un guión a base de tus experiencias surrealistas! a ver si te dan un grammy...

Patricil dijo...

@public enemy: Sexo sí hubo, lo que pasa es que no me percaté de ello. Seguro que entra en en el blog, sí. Creo que correré con ese riesgo.

@sulfolobus: Oye, no te quejes que te he ofrecido más realidades que las que dan en el telediario.

@holden: Esque para sobrevivir en "El Harlem" hay que ser astuto.

@pingu polaco: Sí, el Grammy para cuando lo edite en audio-libro, ¿no?

elopositor dijo...

Superfort.

Pero la pregunta clave es... ¿qué pone en el grabado de la parte trasera de tu iPod?

Phaloway dijo...

Bueno, perdí, al final fue el chambelán, en la habitación de invitados, con el cuchillo de carnicero, pero no andaba yo tan desencaminado ;)

Ya tienes mis votos. Tanto si ganas como si no, eres una aunténtica crack de la blogosfera! SUERTE!!!!

Phaloway dijo...

Por cierto, te odio por esa maravilla roja que ahora posees mmmmmm qué envidiaaaaa......

Patricil dijo...

@elopositor: Pone "Patricil". Como en mi anterior ipod, que era exactamente exacto, pero sin el "chromatic".

@phaloway: Gracias señor cestero. Tengo un banquito de mimbre en casa que te gustaría, ojalá tuviera el patrón jajaj

Jonathan dijo...

Oh, que vida más emocionante, la de Larry, quiero decir.Pero no entiendo el motivo del robo de móbil...Por cierto, ya he solucionado lo del perfil ;).

Patricil dijo...

@jonathan: Supongo que lo robó por instinto, para luego venderlo; pero como no se lo querría comprar nadie, llamó a Larry para revendérselo xD

Mateo dijo...

Bestial esta anécdota, y al final el Ipod fue lo que te jodió más xD

Fraentic dijo...

Que bonita historia, esperaba la aparición de los Power Rangers, pero bueno, ha estado bien =)

Miss Rosenthal dijo...

El mío es igualico, menos por lo de patricil.
Muy bueno tu blog, no lo conocía
Un beso

Patricil dijo...

@miss rosenthal: ¿Te funciona bien lo del shake it? Porque al mío le cuesta bastante, y si ya es ridículo pegarle un meneo al ipod, agitarlo compulsivamente hasta que cambie es demasiado para que me atreva a hacerlo por la calle xD

Gracias por el piroopo... ¿Coolhunter? ¡vaya vaya!

Artículos relacionados

Artículos relacionados