miércoles, 23 de abril de 2008

Pintarrajear diarios

Hace unas semanas recordé una de las gamberradas más practicadas durante la adolescencia: Pintarrajear con fines burlescos toda clase de documentos que hayan sido publicados.

Empecé, así, como quien no quiere la cosa; con el clásico juego de borrar letras para crear palabras burdas y mal sonantes.



Pero luego me fui animando y acabé convirtiendo al señor Rajoy en un motero venerador de la cerveza.


Tal vez los pubertarios del 2000 hayan sustituído el retoque a bolígrafo sobre "la capa 'fondo'" por los pinceles de Photoshop, pero la verdad esque esta es una interesante práctica artístico-creativa para aquellos a los que los sudokus no nos acaban de llamar la atención.

5 comentarios:

Tomás dijo...

Una especie de mecanismo de piratería informativa, sin metáfora pero con sorna, que neutraliza el mensaje original. Porque detrás de ello se esconde una demoledora critica, subversiva, un détournement del sistema informativo y sus eufemismos.

Saluts
Tomás

Patricil dijo...

Ostras, Tomás... Tu definición es digna de la RAE!

Fraentic dijo...

Dichoso Tomas y su virtuosa pluma, que nos deja los otros como el culo.

Lo de pintar cosas me trae tan buenos recuerdos... deberías ver mis libros de la ESO y Bachillerato.

Hasta llegamos a hacer esas cosas que tiras de una solapa y el dibujo se transforma (no se que nombre debe tener en el gremio de libreros).

Lo que fuese con tal de ignorar al profe...

Barb dijo...

quéee buenooo jajajajaja

sisisisis, los sudokus no sirven para nada...mirá si hubiera una sección de pintar famosos o algo así..

cuando tenga mi propio periódico pondré una sección así (juju)

muaaa

Phaloway dijo...

jajaja...
¿nadie ha doblado cuidadosamente una de esas servilletas en las que pone "gracias por su visita" para que ponga algún mensaje menos cortés?
yo sí :D

Artículos relacionados

Artículos relacionados