sábado, 19 de abril de 2008

Cómo distinguir a un español en Ámsterdam

La mayoría de los que hayáis estado en tierras holandesas, y en concreto los que hayáis entrado a tomar algo (ja!) en un coffeshop, habréis advertido que es fácil darse cuenta de quiénes son españoles y quienes no.

Para empezar, nuestra raza lleva intrínseco el alboroto, el ruido, el tono de voz de altos decibelios.

El segundo indicador es el papel de liar: sólo nosotros usamos papel corto OCB. En Ámsterdam es difícil encontrarlo, por no decir imposible. Aunque este indicador no es siempre fiable porque la mayoría de coffes ofrecen papel gratuitamente, y ya sabemos que en España nos regimos por la cultura de lo gratis.

Y el tercero, el más sútil y particular, es la forma de hacer los porros. Esta sí que no falla. Somos los únicos que mezclamos el costo o la marihuana en la mano; mientras que el resto de turistas y también los autóctonos, lo mezclan sobre la mesa o bien sobre un posavasos.

La única explicación que le veo a esta costumbre malabárica es que ha surgido como respuesta popular a la represión de una justicia que todos sabemos que es toreable. En otras palabras: Se ha hecho siempre así para poder esconderlo bajo la mesa del bar o para hacerlo directamente en la calle.

7 comentarios:

Mireia dijo...

Uau!

Mi poca cultura en tema "liar" me impide llegar y entender tales costumbres y distinciones.

Yo me tendría que regir por la primera opción si quisiera distinguir a mis compatriotas: ruido, alboroto y palabras malsonantes ^^.

Fraentic dijo...

lo primero de todo: jajaja, putos españoles, si es que somos la purria de Europa... a principios de año estuve en Praga y es cierto que la Spanish people se reconoce a un kilómetro de distancia, si ibas paseando por una calle tranquila y preciosa (a partes iguales) y de repente escuchabas un berrido incomprensible, chack, ahí había uno de los nuestros. Si en algun sitio turístico veías a gente discutiendo con los responsables, chack, gente de aquí. No fallaba.

lo segundo: gracias por pasarte por el blog, seguiré con detalle el tuyo =)

un saludo!

Phaloway dijo...

En ciertas ciudades británicas (no he estado en Amsterdam... aún) era fácil confundir a los griegos a lo lejos con los españoles por que los sonidos de su idioma, así como los decibelios a los que los pronuncian son muy muy parecidos a los nuestros.
No me puedo resistir a dejaros el vídeo de un buen amigo con el que se puede uno reir mucho y aprender algo ;)
http://youtube.com/watch?v=30UcVNyDdAo

Barb dijo...

jajajja

Nuestra razaa xDDD
verdad lo de los decibelios en la voz..igual que los italianos...pero es que es cierto..qué gracia! en esos países que no escuchas nada de lo que dicen en la mesa de al lado en la cafetería, aquí que te enteras de toda la vida de la señora del bar...

Lo del papel...no lo sabía!! Pero me lo imaginaba, qué majos somos! ;)

besitos

Patricil dijo...

Phaloway: Tiene gracia que haya visto el vídeo justo en este momento... jajajaja (no diré por qué)

Barb: Sí! la verdad esque a mí no me parece mal que seamos así de "alborotadores", generamos el ambiente en los lugares a donde vamos y eso no puede ser tan malo :)

Helena dijo...

Interesante la opinión acerca del tema... jejeje, allá donde vayamos se nos nota. Me ha sorprendido mucho toparme con tu blog Patri. Keep trying! :)

Anónimo dijo...

porque nos molan los petas camineros...

Artículos relacionados

Artículos relacionados